¡Que te vas a herniar!

Abran bien sus pupilas y contemplen en acción al compañero con quien he tenido el honor de compartir la carga de trabajo. Ahí esta el tío, dándolo todo; qué gran ejemplo de diligencia, esfuerzo y perseverancia. Y es que ya sabemos el trabajo dignifica y el compañero en cuestión es muy digno, de hecho, yo diría que es más digno de nadie. Abrumado ante tanta laboriosidad, yo no hago más que decirle “pero hombre, para ya, que te vas a herniar”, sin embargo, él ni se inmuta y sigue firme en su puesto, dándome toda una lección de clase y pundonor, ¡qué grandeza!.

Por otra parte, he de decir, que desde esta semana la situación ha cambiado, tras una intensa charla con el jefe del departamento sobre mi sorprendente y enorme parecido con el pito de un sereno.

Anuncios

5 Responses to ¡Que te vas a herniar!

  1. Jorge dice:

    Ufff, yo conozco unos varios de esos aquí. me pregunto ¿serán parientes?.

  2. Retrasado SF dice:

    ¿Has mirado debajo de la mesa?, a lo mejor es de tamaño microscópico y por eso no lo ves.
    Yo tengo un amigo imaginario y le he puesto Alfredo Benitez.
    No me ayuda, pero descargo mi furia insultando a sus progenitores

  3. Salustiano dice:

    Siempre que no esté reunido o leyendo la prensa deportiva o poniéndonos a parir a los subordinados o mirando por la ventana la otoñal mañana o descansando en la cafetería o …
    … Mañana entraré a ver a mi jefe al objeto de informarle (por centésimo quincuagésima vez) la falta de personal, medios y racionalidad en la actividad de mi centro de trabajo. Me temo que me saldrá con temas de actualidad tales como: crisis, incompetencia, imposibilidad de extrapolación a otras dependencias, otra vez incompetencia, empatía y para acabar, crisis (obsérvese la técnica psicológica de “sandwich misto”, aprendida después de 20 cursos de formación). Yo, aunque me proveeré de un boli de punta fina, terminaré sin saltarle un ojo, que es lo que me pide el cuerpo, para acabar abandonando la estancia con un cabreo del quince.
    Ya seremos… 2?

  4. elmejorfuncionario dice:

    Eso es una premonición¡¡¡ así quedará tu sitio… solo hay que esperar a que te desdoten,jaja. No lo busques más, está dentro de todos nosotros, la plaza vacante que se deja jaja¡¡

  5. exfuncionata dice:

    Hola, yo también he tenido un tiempo el honor de trabajar con este tío. También era idéntica al pito de un sereno. Me quejé y ¿qué pasó? Me cambiaron a un sitio mucho peor: aislada, y para ir a mear había de pedir suplencia, y entonces venía una cabrona con cara de catre a suplirme. Total, que ya, por no verla, ni a mear iba. Moraleja: si eres el pito del sereno en la Administración pública (es decir, si no tienes enchufe)tiembla, porque: todo el trabajo será para ti, te mirarán mal, nunca medrarás, si te quejas será peor y un largo etcétera de malos rollos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: