Desde la ventana

Lo de estar en tierra de nadie sigue siendo fuente de peculiaridades. Formamos parte de un bloque de vecinos y mi ventana da al patio. Siempre había estado en dependencias puramente administrativas y se me hace raro trabajar con los detalles cotidianos de un patio de vecinos: el olor a albondigas caseras, las voces de las madres llamando a sus hijos, etc. Así que quiero aprovechar la ocasión para saludar afectuosamente a la señora mayor que se me queda mirando cuando tiende la ropa. Nuestras miradas se han cruzado más de una vez; ella cuelga en el tendedero los calzoncillos de su marido mientras yo me peleo con la burrocracia administrativa; ambos estamos atrapados en extraños giros del destino, bromas de mal gusto que nos gasta la vida; por eso siento un vínculo especial con ella y desde aquí le mando un abrazo a la par que le recuerdo que ya va siendo hora de regar el ficus, que tiene las hojas amarillas.

Anuncios

8 Responses to Desde la ventana

  1. Jorge dice:

    Ufff! flor de espectaculo maestro ¿eh?
    Y bueno, le dijo el burro al freno, por ahí puede resultar entretenido ¿no?.
    Saludos Santiagueños.

  2. Retrasado SF dice:

    Entabla conversacion con ella en Arameo. Todo el mundo sabe que las vecinas que tienden calzoncillos hablan el arameo y el esperanto con acento berlinés.

  3. Y yo que creía que la foto era de Alcalá Meco.

  4. Esos círculos en los que la casualidad nos envuelve y nos relacionan de extraña manera con otras realidades son un tema perfecto para un relato de corte surrealista.

  5. Mariad dice:

    Os lo voy a contar aunque sea un poco largo. “Mi” edificio es un antiguo hospital, es enorme pero se quedó pequeño para alojar toda una delegación, así que en lo que eran los trasteros de la buhardilla y lo que era un balcón (tremendo) construyeron despachos y todos ellos dan al patio interior (que ahora es garage) y a una calle sin salida con sus edificios, sus balcones y sus habitantes… Hete aquí que justo frente a la ventana de mi despacho se ve un balcón al que se sale, día sí y día también, un ¿señor? de unos 40 años de aspecto Torrente (gordo seboso, pelo churripitoso, blancuzco, aagghhhh…) y no tiene ningún pudor en asomarse en ¡tanga!y ahí se está hasta que se fuma su cigarrete ¡por diox, me muero recordando su imagen! Lo gracioso del tema es ver con qué rapidez se empiezan a cerrar persianas en los despachos no vaya a ser que lo miremos sin querer.
    Os prometo que el lunes estoy pendiente a ver si sale, le hago una foto-móvil y os la pongo. Qué mala soy…

    Besetes.

  6. jarto dice:

    El funcionario: Veo que no aprecia la estética vanguardista de la Administración.
    ———–
    Luis Vea: En su día escribí uno, lo presenté y gané una mención especial del jurado, incluso lo publicaron, pero ni se dignaron a mandarme un ejemplar, a pesar de las dos reclamaciones que le metí a la Concejalía de Cultura de Madrid que era la organizadora.
    ———–
    Maríad: Me he hartado de reír con lo tuyo. Esta vez me ganas en frikismo.

  7. Mariad dice:

    El señor que os comenté no ha asomado en estos días… aun así te dejo dos panorámicas desde mi despacho.
    La primera es la que da a los balcones:

    La segunda es lo que tengo a mi espalda: un hospital abandonado (sí, ventanas abiertas, cortinas al viento, se ve instrumental…)

    Besos autonómicos.

  8. jarto dice:

    Ríete tú de los calendarios con paisajes de Suiza, teniendo esas bellas perspectivas aderazadas por el señor del tanga. Besos administrativos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: