3 = 0

5 agosto, 2008

Sentir en tus carnes errores administrativos y burrocráticos, no es sólo cosa del sufrido ciudadano, como ya sabrán quienes habitan en las entrañas de este peculiar cosmos. Ahora he tenido el placer de ver como desaparece un trienio. Un simple error de teclado o de ratón ha exterminado de un plumazo 3 años de dichosa alegría en esta puñetera Administración. Estoy disfrutando mucho con la parte burocrática que implica conseguir que subsanen el dichoso error, además la ola de calor africano junto con el hecho de que todo Cristo está de vacaciones menos yo, me pone de un humor muy jovial y dicharachero. No es que tuviera pensado comprar grandes mansiones y castillos con el trienio de marras, aunque sí un paquete de pipas. El caso es que me opongo a que las bellas experiencias acumuladas en 3 años, de las que tenéis una ligera muestra en este blog, caigan en el olvido. Seguiré con mi cruzada contra el gran dragón burrocrático.