El extintor

28 julio, 2008

 

La prevención de incendios no es precisamente el fuerte de la Administración. Ya en su día comenté algo al respecto en otra sede y ahora adjunto foto de los extintores de mis actuales dependencias.

Esto que más bien parece un disparo de algún ciudadano cabreado, no es otra cosa que un intento de extintor. Al parecer las sólidas paredes de resistente papel de fumar y la ilusión de colgar extintores en ellas, provocaron unos decorativos boquetes que ensalzan, una vez más, la imagen de grandeza y opulencia administrativa.

 Así que, sin extintores y con boquetes para la eternidad, pues no duden que semejante estropicio se la trae al fresco a todo el mundo, empezando por la empresa y terminando por la propia Administración que seguramente hasta habrá pagado por ello. Y es que semejante ornamentación estética bien merece una pasta y unos cuantos funcionarios churrascados.